La semana pasada tuvo lugar, en nuestra escuela Let’s Make Up, el final del curso TECNIC y PROFESSIONAL.

Nuestro final de curso es una prueba en la que las alumnas/os realizan una editorial de moda con un fotógrafo, en este caso, @jorditerry y la ayuda de @guillemchanza que nos echó una mano con el estilismo. Ambos son dos promesas del mundo de la moda con publicaciones en Vogue, Sickymag, LÓfficiel …

Una editorial es uno de los trabajos que más nos gusta realizar a profesionales del sector, ya que engloba todos los campos de la moda. Para ello se necesita un conocimiento global de la foto, hay que tener en cuenta otros sectores como la ropa/estilismo, arte, imagen. Como dice la propia definición: “La fotografía editorial abarca producciones que van desde sesiones para revistas, suplementos y catálogos de moda. Cuando nos referimos a “editorial de moda” hablamos de aquellas sesiones en las que se busca contar una historia en la que destacamos las prendas y/o accesorios que queremos mostrar al público,” sin ánimo de venta. En ella se muestran todas las tendencias del momento.

 

Saber que actitud y como trabajar en una de ellas, no es fácil, no es solo una cuestión de qué sabes hacer, sino de como englobas todo tu conocimiento, lo compartes con fotógrafos, estilistas, directores, y equipo en general llegando a una idea creativa común para que el resultado sea el ideal y así poder contar esa historia.

 

En el shooting vimos colores, vimos distintas técnicas: agua colores, crema colores, linners brillantes, vimos tendencias en maquillaje y peluquería y también vimos como con una temática que previamente se les dio  fueron capaces de crear todo un mundo de editorial, partiendo de un moodboard(a veces llamado tablero de inspiración, es una herramienta que te ayuda a perfeccionar tus ideas visuales al comienzo de un proyecto creativo) hasta el resultado final. Estas fotos  que pronto podremos ver y publicar, serán el inicio de un porfolio que irán completando con el tiempo, con más colaboraciones y con trabajos ya reales.

 

Ver como las alumnas crearon, se arriesgaron y  se desarrollaron  como profesionales, ha sido  todo un orgullo para nosotros.

 Muchas de ellas llegaron a la escuela sin ningún conocimiento de maquillaje y peluquería, y terminan preciadísimas para enfrentarse a la vida laboral con un conocimiento  pleno en moda, técnica, diseñadores, redes sociales, cine, y un largo etc. dentro de esta profesión.

En realidad nuestro logro, como siempre decimos al principio de los cursos, es poder cambiar el concepto que tienen de esta profesión, hacer que su cabeza se revolucione con un montón de información  y de ideas que nuestro equipo, formado por 14 profesores que están en continua actualización, se encargan de dar. Insistimos en romper todas sus barreras, todas sus frustraciones y en generar la confianza que todos necesitamos cuando estamos aprendiendo y necesitamos esa “prueba y error” para avanzar.

A pesar de haber pasado un año muy difícil, desalentador y raro, sin saber si tendríamos la posibilidad de retomar las clases, con todos los cambios que hemos tenido que realizar con respecto a protocolo de trabajo, medidas de protección, etc. No hemos permitido que la situación pueda con nosotros, y nuestros alumnos nos han demostrado su capacidad de adaptación al no ceder en su empeño por formarse  y por conseguir que su futuro esté en sus manos y por fin ser capaces de cumplir sus sueños. 

Es muy gratificante encontrarte alumnas que ya están trabajando como Mar, que fue mi asistente la semana pasada en Madrid para una editorial para Lófficiel Bélgica, o como Laura que está trabajando en una importante firma de cosmética, pero lo mejor y lo que más ilusión nos hace es cuando nos dicen… Os echo de menos, me encanta la escuela he aprendido muchísimo, volvería a empezar, entonces es cuando sabemos que lo estamos haciendo bien.

 

× Whatsapp